Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /usr/home/hojadellunes.es/web/templates/gk_shop_and_buy/html/com_content/article/default.php on line 13

''Tenemos recursos que nos hacen únicos para crecer''

RAFAEL BALLESTER. Abogado. Presidente de INECA

Por SONIA MARCO

El Instituto de Estudios Económicos de la Provincia de Alicante nace hace diez años con el fin de obtener una hoja de ruta independiente de la coyuntura socioeconómica a través del análisis de datos oficiales. De iniciativa privada, los estudios trimestrales de INECA se convierten rápidamente en un referente a la hora de testar la temperatura de la economía provincial, ardua tarea dado el duro periodo de crisis económica, política y financiera que se ha vivido a nivel internacional, nacional y local desde su creación. La institución cumple 10 años y lo celebra con un estudio en positivo resaltando las fortalezas de la provincia con datos propios.

Rafael Ballester, presidente de INECA, el Centro de Negocios de Alicante. Foto: S. MARCOEl tercer presidente de INECA es Rafael Ballester, quien recogió el testigo de Perfecto Palacio hace un año con el objetivo de seguir la senda iniciada hace un decenio por Joaquín Rocamora. El Centro de Negocios de Alicante, antigua sede del Instituto del Mar, alberga en la actualidad la sede de INECA, donde Ballester hace un balance de estos diez años de datos cruzados y análisis independientes.

—Tras diez años de ejercicios económicos de la provincia, con una de las crisis económicas más virulentas de las últimas décadas por medio. ¿Qué balance se puede extraer de este tiempo?

Han sido 10 años en los que se ha producido una transformación muy importante en la provincia, ha habido muchos cambios con las crisis económica, financiera y política que hemos vivido, y desde INECA hemos sido testigo de lo que ha pasado a través de nuestros estudios y datos analizados. Ahora estamos evidenciando el proceso de recuperación tras los peores años de la crisis y en algunos aspectos hemos mejorado respecto a 2008, como la afluencia de pasajeros, las pernoctaciones y las exportaciones. Pero tampoco podemos asegurar que estamos bien mientras sigamos con un nivel de paro en torno al 16% y niveles de renta por debajo de otras provincias españolas, o con niveles de pobreza y exclusión social del 25%. Podemos decir que estamos mejor, y que además contamos con recursos dentro de la provincia que debemos gestionar de forma más eficiente para mejorar estos indicadores.

Hemos tenido dos sectores muy fuertes: el turismo hotelero y el residencial, y también hay otros sectores que han tirado de la economía, como el calzado, que representa el 25% de nuestras exportaciones. Hoy día están en proceso de modernización, con la digitalización y el cambio de los modelos de comercialización, con muchos cambios.


—Cuando nació INECA, se buscaban respuestas a necesidades de los empresarios de contar con estudios fidedignos de la realidad social y económica de la provincia. ¿Cuál fue el mayor reto que tuvo que hacer INECA para llevar a cabo su trabajo?

El tratar de reflejar bien todos los datos con rigor y objetividad, ser fieles a la hora de reproducirlos y de sacar las conclusiones, pese a quien pese. En este sentido, hemos demostrado que somos concienzudos y cabezotas con los datos, sin caer en apreciaciones subjetivas.
Cuando empezamos a decir que la economía estaba mejorando, y que para que este crecimiento se consolidara y trasladase a la sociedad hacía falta elevar el nivel de los salarios, lo dijimos como una conclusión objetiva con una serie de parámetros. Eso va ligado a otros factores, como el incremento de la productividad, de la confianza empresarial en las instituciones públicas, y de la estabilidad y seguridad jurídica por parte de las administraciones, empresarios y ciudadanos. Necesitamos de ese entorno estable y seguro para que nuestros empleos puedan mejorar.

—La precariedad del empleo, uno de los daños colaterales de esta crisis. ¿Es el signo de estos nuevos tiempos que ha venido para quedarse?

Venimos de una crisis durísima, con una destrucción de empleo tremenda, y las empresas e instituciones públicas empiezan a generar empleo. Pero a nadie se le ha quitado el miedo a que esto pueda volver a repetirse, pues para muchas empresas la destrucción de empleo ha sido doblemente doloroso: han tenido que prescindir de talento y además soportar un coste económico importante. Por tanto, este proceso de recuperación debe tener mucha estabilidad y confianza por parte de todos los actores. Nuestro estudio señalaba que está mejorando la contratación indefinida, pero muy lentamente y además hay sectores entre la población activa, los jóvenes y mayores de 45 años, donde el nivel de empleo es muy bajo con una precariedad más alta que la franja intermedia. Ahí es donde debemos poner el acento, porque es un sensor que denota que estamos mejorando pero aún falta mucho, con miedo de las empresas de acometer inversiones más atrevidas.

—El titular del último estudio de INECA fue “La provincia se encuentra en Standby”,  un tanto descorazonador...¿Cuál sería el deseable dentro de otros diez años?

Un buen titular sería “La provincia de Alicante viaja a velocidad de crucero”… Cuando hacemos esta valoración es porque una de las referencias que hacemos en nuestros estudios es la comparación con la media nacional, donde los datos positivos de crecimiento de Alicante chocan con el resto del territorio, que crece más. Lideramos algunos sectores, como turismo y residencial, pero estamos por debajo de la media en los otros, lo que arroja un saldo de crecimiento átono y la sensación de que vamos a rebufo.

—¿Cuál puede ser la causa de este desequilibro?

La crisis fue muy dura en la provincia, en apenas un año pasamos de un 9% a un 25% de paro, y la reflexión que extraemos es que a lo mejor no estábamos tan bien antes de la crisis, con una situación de pre crisis cifrada en un 8% de desempleo, un nivel del que en otros países europeos se tirarían de los pelos. Hay una serie de déficits estructurales que en los momentos de crisis sufrieron mucho y cuando salimos de ella con recursos para solucionarlo, no le prestamos la debida atención. No tiene sentido que de 2000 a 2005 fueran unos momentos históricos en nuestra economía y no se aprovecharan los recursos generados entonces a nivel social, empresarial e institucional para resolverlos.

 

—¿Se ha tomado nota de estos errores?

Sí, tras esta experiencia ahora sí que se tienen en el punto de mira y nos consta que las empresas e instituciones públicas se encuentran en un proceso inmerso en la reconversión industrial con numerosas iniciativas, cambios que ahora hay que fomentar y cuidar para después sacarlos a la luz con éxito. Hablamos de la formación profesional dual, la digitalización, el cambio en las capacidades de los estudios universitarios y de los curriculums de primaria y secundaria…todo ello ayudará en el futuro a ser más resilientes y versátiles ante las futuras crisis.


—Tras el fiasco de la Ciudad de la Luz, la apuesta tecnológica parece esperanzadora. ¿Cómo lo percibe INECA?

Hay dos reflexiones: en cuanto al tema digital, vemos y percibimos por parte de los agentes implicados que es un acierto, incluso presenta una visión corta por parte de algunos analistas, pues tiene un carácter más provincial y territorial de lo que parece. En la provincia de Alicante ya hay un ecosistema digital repartido en ciudades como Villena o Alcoy y su comarca, con empresas dedicadas a la robótica y la inteligencia artificial; en la UMH y la UA, con empresas liderando la innovación, o en la Politécnica de Alcoy, con una colocación de sus alumnos al 100%...Con este ecosistema digital, el Distrito Digital lo que ha hecho es ordenarlo y ayudar a esas empresas a resolver  los problemas que se van a ir encontrando poco a poco en el desarrollo de sus actividades.

La segunda reflexión es la necesidad de reciclar de forma inteligente infraestructuras nacidas en un determinado contexto y que hoy no se destinan para ello. No podemos dejar que se conviertan en un recurso fallido y si tiene condiciones que se pueden aprovechar para el distrito digital, perfecto, pero el éxito es que no sólo se ubique en la Ciudad de la Luz, sino por toda la provincia.

—El BREXIT ya está dando sus primeros avisos, con los turoperadores ingleses amenazando con irse a otros destinos más baratos, como Turquía y Egipto. ¿Cómo está afrontando la situación el sector, clave en la provincia?

Los turoperadores se están anticipando o más bien aprovechando el miedo a una posible devaluación de la libra para presionar al sector provincial a ser más competitivos. Pero eso forma parte de una negociación, y los últimos datos señalan que el mes de febrero ha sido el mejor de los últimos años en lo que a ocupación de turistas británicos se refiere. Esos datos sirven para mejorar nuestra posición negociadora, pues a los británicos les gusta venir a la provincia de Alicante. Pero no obviamos que el Brexit va a influir, pues en nuestro estudio de cómo lo ha hecho hasta el momento hemos concluido que ha habido una disminución paulatina de turistas británicos en la provincia de Alicante, lo que se traduce en una pérdida de ingresos por los gastos que genera su estancia, en el último año cifrado en unos 150 millones de euros.

Nos consta que los sectores más afectados están haciendo esfuerzos en diversificar su mercado, trabajando su posicionamiento y buscando alternativas en otros países.

Rafael Ballester, presidente de INECA, el Centro de Negocios de Alicante. Foto: S. MARCO—INECA cumple 10 años y lo celebra un evento que presenta novedades. ¿Cuáles son?

Nunca hemos hecho eventos de este tipo, es el primero y casi obligados por el décimo aniversario. Lo vamos a celebrar el próximo jueves 28 de febrero en la EUIPO presentando los primeros resultados de un estudio de fortalezas de la provincia de Alicante, que hemos elaborado a través de la recopilación de datos obtenidos tras el encuentro con empresas, instituciones y ciudadanos de todas las comarcas a través de focus groups, lo que nos ha permitido conocer la realidad socioeconómica y percepciones de la provincia a nivel económico.

Ello nos ha dado mucha información cuyos primeros resultados los daremos a conocer con la idea de señalar que nos falta camino, estamos en stand by pero tenemos una serie de recursos que nos hacen únicos y que bien gestionados nos pueden ayudar a mejorar nuestros indicadores más relevantes: el PIB per cápita, nuestras rentas, los de pobreza…a mejorar la calidad de vida y la sociedad.

Por otra parte, entregaremos tres premios ligados a los valores que entendemos necesarios para que la receta del progreso de la provincia de Alicante se ponga en marcha. De este modo, hemos apostado por el consenso y el diálogo que ha significado el Pacto del Agua Provincial; el respeto por las tradiciones y la memoria, junto con la innovación y la modernización, que lleva a cabo el Fórum AEFA; y la defensa de la marca Alicante en el extranjero que siempre ha hecho el tenista David Ferrer, símbolo del esfuerzo, el talento y el pundonor necesarios para llevar a cabo un proyecto con éxito.

 

—Para finalizar, ¿cuáles son los nuevos retos que INECA vislumbra en los próximos diez años?

El principal es intentar aportar cada vez más más valor añadido. Nos gustaría, además de seguir exprimiendo los datos públicos, intentar trabajar en nuestros propios datos, en los que ya hemos empezado a evaluar con encuestas que lanzamos puntualmente y ahora con el estudio de fortalezas que hemos desarrollado, lo que nos ha abierto los ojos de cara a cruzar datos objetivos con los de percepción a pie de calle.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn